Sònia

Sònia

diumenge, 30 de març de 2014

La caja de Pandora

Soy de las que piensan que las cosas pasan con una razón de ser. Por un motivo concreto y en un momento determinado. A veces nos sorprenden y a veces nos ponen nuevamente a prueba. Sea por lo que sea, llegan y toca volver a recolocarse. Reinventarse no es tarea fácil. Hace justo un año que lucho por poder trotar sin dolor. Por disfrutar de aquello que más me gusta.

Desde la Media maratón de Cambrils no he vuelto a poder dar una sola zancada. El pisotón que me produjo la lesión me dejó fuera de juego. Con el paso de los días me doy cuenta que aquello pasó porque tocaba. Lo que parecía que sería un corto parón por una sencilla distensión muscular, me ha llevado a volver a destapar la caja de Pandora. Quizás la caja la dejé mal tapada.
Estos días he vuelto a dar un salto en el tiempo. Confio en haber encontrado la solución a mis problemas. El diagnóstico es claro: todas las lesiones vienen provocadas por la cesárea que me practicaron cuando nació Pol. Los dos tuvimos mucha suerte. Ahora toca acabar de una vez con los fantasmas. Creo que es una parte de mi vida que queda por resolver.
Es la terapia más dolorosa que me han practicado. Ahora toca apretar dientes y acabar de una vez con esto. Controlar las emociones y limpiar definitivamente.
Tenía que haber corrido la maratón de Barcelona junto a Valentín Sanjuan. Estoy convencida que algún día haremos algo juntos.

Durante estos días te das cuenta que los tuyos nunca te fallan. Te ofrecen dejarte arrastrar por su confianza. Me siento privilegiada por ello. No estoy sola en esto y eso me reconforta.

Soy tozuda,constante y tenaz. Nunca le daré la razón a aquel que me dijo que no sería maratoniana.


1 comentari:

  1. Ànimssssss!!!!! Tornaràs amb més força que mai, n'estic convençut.

    ResponElimina