Sònia

Sònia

dimarts, 25 de novembre de 2014

MAMÁ, ¿QUIÉN QUIERES QUE SEA?

- Mamá, ¿que es una marca?, me pregunta Pol mientras compramos.

- Una marca es el conjunto de signos distintivos de un producto, le explico mientras observamos diferentes artículos de las estanterías y los comparamos.

- Y yo,  ¿soy de buena marca?, me pregunta con una sonrisa pícara. ¿Me comprarías?

- Yo te compro con los ojos cerrados. ¿Sabes? Para mí, tú y Xavier, sois la mejor marca que puede existir en el mercado.

Hace unos días leía un interesante artículo sobre el personal branding o marca personal. Me entusiasmó saber que existen profesionales que ayudan a sus clientes a crear su propia marca descubriéndoles sus valores, cualidades y aptitudes. Además, estos profesionales consiguen que la marca personal creada, sea apreciada por el resto de personas. Gestionan el perfil personal de sus clientes con el objetivo de alcanzar un excelente posicionamiento en el mercado.

Instantáneamente pensé que las madres somos unas verdaderas especialistas en la creación de una marca, la de nuestros hijos. Nuestro principal propósito es ayudar a nuestros pequeños a dibujar su futuro, a descubrir sus potencialidades, a crear su propia marca personal.

Este trabajo nos exigirá paciencia porque el proceso será lento, requerirá planificación, responsabilidad y alto cargamento de perseverancia. Nuestro amor deberá ser indecible.

Tengo muy claro la marca que quiero para los míos. Me gustaría que aprendiesen a ser líderes de sus vidas, con sus virtudes y defectos. A seguir cuando crean que no pueden más, a luchar por lo que les apasione, a que tengan grandes sueños, a elegir sólo aquellas batallas que merezcan la pena combatir. Pediré que se cultiven, que sean humildes, sinceros y respetuosos. Les contagiaré de pasión y valentía para que sus retos sean más grandes que sus miedos y les requeriré que cumplan cada una de sus promesas. Que sean únicos e irrepetibles, fuertes y responsables, flexibles y comprensivos.

Potenciaré su ingenio, descubriré sus talentos, lucharé por brindarles los mejores modelos, les enseñaré a gestionar su frustración. Alentaré sus esfuerzos, intentaré hacer su realidad más divertida.

No cederé a sus caprichos, no los justificaré, no les haré vulnerables. Les ayudaré a desarrollar el sentido de la oportunidad, a tener iniciativa, a ser curiosos, a no temer al riesgo, a actuar con determinación, a relativizar. Haré hincapié para lograr que valoren lo que poseen, para que disfruten de los que les aman.

Conseguiré conectar su alma con sus sueños, a vivir con pasión y sin mediocridad, a enamorarse del destino. Les invitaré a arrimarse a aquellos que les ayuden a sumar, a rodearse de personas emocionalmente inteligentes. Les prohibiré que se encadenen a nada ni a nadie, les incitaré a no desear ser imitado, a no caer en la estandarización, a no perder nunca la originalidad. Les repetiré hasta la saciedad que podrán dudar de muchas cosas, pero nunca de ellos mismos.

Intentaré ser una buena líder, su mejor referente para contagiarles de pasión y convicción. Haré de sus vidas un territorio de aprendizaje, lucharé por hacer de su existencia algo extraordinario.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada