Sònia

Sònia

dimarts, 16 de juny de 2015

MAMÁ, ¿TE GUSTA CUMPLIR AÑOS?

- Mamá, ¿quieres que te haga una corona para tu cumpleaños?

- Me encantaría.

- Cumplir 40 años ¿es mucho?

- Son cuatro veces los dedos de tus manos.

- !Yo no llego ni a una vez!

- La verdad es que ya son unos cuantos, pero a mi se me han pasado volando.

- Y a ti mamá, ¿te gusta cumplir años?

- Claro que sí, es señal que aún estoy viva.

- ¿Me dejarás que soplemos las velas juntos?

- Con una condición. Tu deseo debe llegar a las estrellas.

Hoy cumplo cuarenta años. 14.610 días llenos de emociones, experiencias, alegrías y sinsabores que me han convertido en lo que soy. Años acompañada por maravillosas personas y aprendizajes a doquier. Tras estas cuatro décadas, sigo definiendo lo que quiero y eliminando lo que no. Ocho lustros he tardado en entender que la vida no es un problema, una prueba, un enigma o una lección. Sólo es tiempo que, si eres patoso, se te escurre entre los dedos. Un tiempo que sólo quiere ser vivido, compartido, soñado y exprimido. Sin filtros ni temor al que dirán.

Nací en una familia donde mis padres me enseñaron que el éxito se consigue gracias a la constancia y la perseverancia. Tengo dos hermanas que se han convertido en los pilares de mi vida, un marido al que le debo mi sonrisa y dos hijos que me hacen ser cada día mejor persona y me obligan a desaprender. Amigos elegidos a dedo que logran sacar lo mejor de mi y me acompañan en mi viaje. Amigas del 2.0 que muero por abrazar.

Hoy entro en esa edad en la que sin gafas eres incapaz de leer en la ducha las etiquetas del jabón, te crujen las rodillas cuando te agachas, alejas el teléfono para poder descifrar un wassap,  te empiezan a llamar de usted y necesitas tres días para recuperar de una fiesta que antes eras capaz de empalmar.

Muchos dicen que ya empiezo a estar más cerca de la "finish line" que la del "start" y por este motivo he decidido que se acabaron los ensayos, las pruebas o el postergar. El vivir bajo un paraguas, el esconderme bajo las sábanas o el elegir otro momento para empezar. Dejar de inventarme mil y una excusa  para salir de mi zona de confort y encerrar las quejas y la resignación en un cajón. Quiero convertirme en aquellas personas que sin pensarlo dan el paso enfrente, se saltan las normas y sienten esa adrenalina que secuestra la consciencia y les hace enloquecer. 

Quiero aprender a pillar a la vida desprevenida, arriesgarme a perder, cruzar cuando el semáforo esté a punto de cambiar y salir de casa cuando empiece de llover. Deseo cumplir cada una de mis promesas, llenar mi cesto de ilusiones, sin miedo al cambio o a errar. Dejar de buscar fuera a los culpables de lo que me pasa,  amar lo que tengo antes de que la vida me enseñe a apreciar lo que perdí, a no cesar de preguntarme que estoy haciendo hoy para acercarme más al lugar donde querré estar mañana. La experiencia me ha demostrado que mi suerte residirá en jugar bien las cartas que me han tocado y que las cosas valiosas requieren su tiempo.

 Ha llegado ese día que al mirarte al espejo te das cuenta que tu peor enemigo está justo delante de ti. La veteranía me ayuda a intentar dominar mi ira, a aceptarme tal y como soy, a quererme con mis múltiples defectos, a buscar mi esencia, a eliminar el photoshop de mis emociones . Deseo aprender a ser más paciente, a descubrir que el mejor paraíso reside en mi misma y que sólo yo tengo la llave de la felicidad.

A base de tropezar aprendes que las cosas buenas pasan todos los días y que lo importante no son las respuestas sino las preguntas. Los días grises te demuestran que el tamaño de tus monstruos dependerá del miedo que les tengas. Te enseñan a aceptar tus sombras, a ser selectivo en tus batallas, a que la peor decisión es la indecisión, a tocar fondo sólo para coger impulso, a saber que aunque no ganes habrá merecido la pena la carrera.

A partir de hoy estoy dispuesta  meter la pata hasta el fondo si eso me acerca a mis sueños, a no quedarme corta, a no dejarme asediar por el miedo. A vivir con todas las consecuencias, a que el deseo supere al miedo, a mantenerte fiel a mis emociones, a no aparentar y no querer gustar a todos. A apasionarte una y otra vez, a elegir mis silencios, a escoger las palabras, a pedir lo que necesito, a vivir mi vida en primera fila, a confiar en mi intuición, a ser el mejor ejemplo para mis pequeños.

Es el momento de elaborar el mejor contrato conmigo misma, a sentir a máxima potencia, a dejar de calcular. Aprender a seleccionar a que le debe dar vueltas mi cabeza, a fabricar la inspiración, a querer caminar por la cuerda floja para conseguir tener equilibrio. A modular el discurso, a focalizar mis energías, a elegir lo que escucho, a no encontrar tantos polos opuestos, a no esperar alabanzas. A ejercitarme a decir no , a ser consciente que lo único constante debe ser el cambio. A no olvidar que mi vida es sólo mía,  sin importarme el que dirán. 

Hijo recuerda siempre que la felicidad no es el destino sino  la actitud con la que debes viajar por la vida y que ésta se acaba cuando dejas de soñar. Mamá a partir de ahora sólo elige sentir.



12 comentaris:

  1. Felicidades mil!! Entramos en el mejor momento, con todo un mundo de aprendizajes y experiencias a nuestras espaldas, con quintales de sabiduría y emociones vividas...y todo ese bagaje nos va a hacer saborear lo que nos llega con más intensidad, ya lo verás! Ahora comienza todo, ahora es tú momento...
    ...Y no es por meter presión, pero comienza a lo grande con tu charla en Gestionando Hijos (risa malévola de fondo)
    Espero tener el privilegio de conocerte algún día en persona, porque a través de tus escritos y tu manera de afrontar la vida ya siento que te conozco a otro nivel.
    Un beso fuerte y disfruta!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchisimas gracias Vanesa!! Que palabras más bonitas!!
      Yo también espero que nos conozcamos pronto!!

      Elimina
  2. Querida Sonia; con cada post te superas; me siento identificada; comprendida; alentada por tus palabras al máximo. Yo ya estoy en mis 43 y de tu post me quedo con la idea de que a los 40 es hora de adquirir el mejor contrato o compromiso con una misma. Es la esencia de todo lo que nos has ido contando . Un beso y que tus 40 sean súper felices

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchisimas gracias!! Sin duda tenemos muchas cosas en común!!

      Elimina
  3. MUCHISIMAS FELICIDADES
    me llevas solo un poco de ventaja , así que juntas a por la cuarentena, que dicen que es la nueva treintena.jajajjajajaja


    besos grandes, guapa

    ResponElimina
  4. Muchísimas felicidades!!!!Como siempre genial.Yi también tengo ganas de conocerte y saber más de tu sabiduría :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sabiduría suena a viejo!! Con muchas ganas de conocerte!!

      Elimina
  5. Ya se que no esperas alabanzas pero... lo que acabo de leer es el Manifiesto que yo quiero firmar. ¡Feliz cumpleaños, Sonia! :-)

    ResponElimina
  6. Sonia...todavía te queda mucho por hacer, disfrutar y vivir tan bien rodeada, pero tienes esa actitud de comerte el mundo a base de corazón (que me han contado q es de los grandotes). A ver si llego yo con esa actitud y energía inagotable.
    Muchos besos que quizás puedan compartirse en el 1.0 ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Seguro que sí sólo hace falta tener actitud!!
      Un besazo!

      Elimina