Sònia

Sònia

dissabte, 21 de novembre de 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS PAPÁ

- Recuerda que no le puedes decir nada a papá.

- Lo sé mamá, ya soy grande para guardar un secreto. ¿Tú crees que le gustará?

- Estoy convencida que sí, tú dibujo es muy bonito.

- ¿Cuál es el mejor regalo que te han hecho para tu cumpleaños?

- Los abuelos me sorprendieron con una bici que me encantó.

- ¿Y cuando has sido mamá?

- El mejor regalo es el tiempo, el no dejar de cumplir años.

- ¿Y para que quieres tanto tiempo?

- Para no dejar de sonreír, de aprender, de equivocarme y volverlo a intentar.

- ¿Y a ti te gusta hacerte mayor?

- Sin duda, lo mejor de cumplir años es que todos los aprendizajes adquiridos te dan la posibilidad de liderar tu vida, de decidir quien quieres que te acompañe en tu viaje.

Hoy le toca soplar las velas a papá, no dudo de quien se acordará. Cada año los mejores deseos son para los que están alrededor pero siempre hay uno que nos contagia de emoción. Cuarenta y cinco años vividos, disfrutados y también sufridos. Años de aprendizajes, experiencias compartidas con gente maravillosa que le han hecho ser quien es. Cada año que pasa un poquito más feliz.

Lo mejor de hacerte mayor es que la edad te da el beneplácito de poder hacer exclusivamente las cosas que te hacen feliz y decidir estar únicamente con aquellas personas que te ayudan a sumar, que te animan a avanzar, probar y te alientan cuando toca volver a empezar, que creen en ti cuando tú lo has dejado de hacer.

La experiencia te enseña a llevar las riendas de tu vida, a mirar al que tienes delante del espejo sin miedo, a mostrar lo que sientes sin tapujos, a ser audaz, a pedir lo que necesitas de verdad. A arriesgarte sin tener en cuenta el que dirán, a despojarte de estupideces, manías u obsesiones que sólo te obligan a frenar. A no creer en los tabú.


A mirar lo que nos duele con distancia para encontrar la mejor solución, conocer nuestras barreras, no querer ser un fraude, a no tener que aparentar. A importante más lo que sientes que lo que piensas, a perseguir lo que quieres con ganas, a jugar y arriesgar, a encontrar oportunidades donde antes sólo había pegas, a no creer en los golpes de suerte sino en el trabajo y el tesón. A fabricar sin miedo a fallar, a pedir perdón en voz alta, a no agachar la cabeza cuando las cosas empiezan a ir mal.


A no tener la necesidad de gustar a todo el mundo, de demostrar quien eres ni lo que vales. A llevar la contraria, a ser auténtico, a no arrepentirse de tus decisiones aunque te hayas equivocado. A seguir tus instintos, tus deseos, tu olfato ganador, a ser inconformista cuando las cosas no salen bien, a no forzar, a entender que todo tiene su tiempo.

A actuar como esa persona que sueñas ser, a dar siempre las gracias, ser humilde, sentir el camino, huir de la comodidad, la culpa y los reproches. A querer ser empático, sencillo, fácil de manejar. A esquivar a los que te quieren intoxicar, a ser consciente que tienes muchos motivos para seguir.

Los años te enseñan a quererte, aceptarte sin excusas, valorar lo mucho que tienes, a que tus miedos no te paralicen. A dominar los silencios, las pausas y los momentos complicados,  a no vivir anclado en el recuerdo,  a no querer controlarlo todo, a no sentir la obligación de estar siempre al 100%. A trabajar día tras día para logra la mejor versión de uno mismo y expandir tu talento.

Hijo, lo mejor de cumplir años es tener la edad que las cosas sucedan. Tenemos la gran suerte que papá nos enseña a diario a sonreír a la vida y a salir ahí fuera a conseguir cada uno de nuestros sueños.

Feliz 45 años.




2 comentaris:

  1. Muchas felicidades al papi. Seguro que le encanta el dibujo. No hay mejor regalo que la sonrisa de nuestro hijo y sus ojitos brillando de emoción. Me encanta <3

    ResponElimina