Sònia

Sònia

diumenge, 13 de desembre de 2015

MAMÁ, ¿QUÉ ES PARA TI LA AMISTAD?

- Mamá, siempre que estás con ellos no paras de reír.

- Cuando estamos juntos me siento feliz.

- A mí me pasa lo mismo cuando estoy con Unai, parece que con una sola mirada nos podamos entender.

- Lo mejor de un amigo es poder susurrarle tu sueño al oído y que siempre quiera participar de él, ¿no crees?

- Unai y yo compraremos una furgoneta y daremos la vuelta al mundo. Haremos fotos de todos los animales del planeta.

- !Me parece un plan genial! ¿Sabes que es lo mejor de la amistad?

- ¿Qué mamá?

- Lo más mágico es que un amigo conoce todo de ti y a pesar de ello, te quiere sin ninguna pega. Con ellos no hace falta disimular.

Dicen que los amigos son los hermanos elegidos, aquellos que aparecen en tu vida con la gran misión de acompañarte en tu camino y lograr que éste sea mucho mejor. Aquellos que enriquecen cada uno de tus días, que ayudan a diseñar tus proyectos, que permanecen a tu lado cuando todo se empieza a torcer. Aquellos que sólo con mirarte saben si has tenido un día gris y se empeñan a tirar de ti cuando tú has decidido colgar el cartel de "no doy un paso más", lealtad en estado puro.

Tengo la suerte de tener buenos amigos. No son muchos pero cuando los necesito parecen un batallón. Algunos los veo casi a diario y a otros quizás pase meses sin poderles achuchar. Algunas de mis amistades han caducado al igual que lo han hecho las etapas de mi vida, hermandades cerradas sin reproches ni exigencias que se han llevado algo de mí y me han ayudado a sumar. Otras estoy convencida que están por llegar y serán parte también de mi historia.

Creo en la amistad sincera, desinteresada, donde las reglas de juego siempre están claras, donde no existe lugar para los desengaños. Una ruta compartida donde crecer, donde lanzarse al vacío de la mano sin estar pendiente si hay o no red. Un amigo es aquel que nos ayuda a aceptar aquello que no nos atrevemos a ver cuando nos miramos al espejo, que nos acepta con nuestros pros y contras, que no juzga. Aquel que no entiende de horarios ni distancia cuando parece que todo se vaya a desmoronar.

La persona que está ahí sin que se lo tengas que pedir, con el que puedes ser tú con esencia, el que da sin exigir, el que ofrece sin esperar recompensa. Un amigo te critica de frente y te defiende cuando no estás. 

Un amigo valora tus logros, se alegra de tus avances, entiende tus obsesiones, tus dudas, silencios y acepta que en ocasiones necesites desaparecer. Aquel que perdona tus errores, despistes y malentendidos y guarda de la mejor forma tus secretos. Te anima a emprender, te alenta a pensar en voz alta, no te adula cuando no lo mereces y respeta tu espacio cuando estás a punto de estallar.

Un amigo es aquel a quien le cuentas tus miedos sin sonrojarme, le confiesas no poder más, con el que lloras sin freno. Aquellos que respetan que siempre tengas ganas de hacer cosas diferentes y se muestran críticos cuando necesitas que alguien te diga basta. Esos con los que lloras de risa sin saber muy bien la razón y rompen las barreras que tú estúpidamente quieres construir.

La amistad cura, engrandece, arropa y mima. Está formada por pequeños detalles, por sonrisas llenas de complicidad, por palabras que te mejoran, por lágrimas compartidas, por locuras por hacer.

Sin duda hijo los amigos hacen que la vida sea mucho más interesante. Las personas más importantes no se buscan, la vida te los presenta.

2 comentaris:

  1. Me ha encantado; destaco dos grandes frases: hermandades cerradas sin reproches( eso es la vida misma; a mi me ha pasado) y tb lo de las amistades inesperadas; yo nunca pensé que aparecerían en el 2.0 ; un beso, amiga!

    ResponElimina