Sònia

Sònia

dimarts, 6 de setembre de 2016

KATHRINE VIRGINIA SWITZER, la mujer 261

He contestado cientos de veces a la misma pregunta, ¿por qué corres? y siempre mis respuestas podrían resumirse en  "simplemente porqué me hace feliz". Entiendo que para mucha gente sea dificil comprender que me sienta afortunada que a diario mi despertador suene al alba para recordarme que ha llegado el momento de calzarme mis zapatillas y recorrer las calles de mi ciudad en solitario.

Correr me hace sentir libre, fortalece mi constancia y saca lo mejor de mí. Además me ayuda a educar a mis hijos en el esfuerzo y a creer que la voluntad es la fuerza más poderosa que puede existir.

Correr me ha regalado conocer a gente maravillosa, descubrir miles de nuevos caminos y ha cambiado mi forma de pensar. Se ha convertido en mi refugio cuando necesito soledad y el mejor escenario para poder crear.

Pero si hoy corro es gracias a mujeres valientes que se atrevieron a enseñar al mundo que las féminas también podíamos soñar con la distancia de Filípides y lucharon para que esto fuese así. Kathrine Virginia Switzer fue la primera mujer que corrió una maratón con dorsal el año 1967, una distancia que estaba prohibida para las mujeres. Con su dorsal número 261, desafió a los organizadores de la maratón de Boston y cruzó su meta escoltada por hombres que creyeron en la igualdad.

Desde aquel día se convirtió en una de las mujeres más notorias en la promoción del deporte en femenino. Su coraje y osadía abrió las puertas de la maratón al resto de corredoras del mundo y su ejemplo ha sido clave para emponderar a miles de mujeres de diferentes generaciones a creer en la capacidad de conseguir todo aquello que se propongan. En los Juegos Olímpicos de los Ángeles por primera vez la maratón femenina pasó a formar parte del programa.

La historia siempre se ha escrito por hombres y mujeres, independientemente del sexo al que pertenezcan pero con algo muy importante en común: la capacidad de SOÑAR GRANDE.


6 comentaris:

  1. Ya somos dos! Correr no es sólo calzarse las zapatillas implica mucho más, superarse, sufrir, amistad, logros, fustración,... Casi un modo de vida, tanto que cuando paras, como es mi caso, te falta algo.
    Me encanta tu post.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchísimas gracias Mahel!
      A disfrutar de muchos km!!

      Elimina
  2. Es todo un reto y quizá algún día me una a vosotras! Genial historia y genial mujer ☺️

    ResponElimina
  3. Hace poco leí sobre esta gran luchadora y de su historia. Me alegra ver que su logro se recordará siempre y es orgullo para toda la sociedad.

    ResponElimina