Sònia

Sònia

diumenge, 1 de gener de 2017

GENTE DIFERENTE

- ¿Cómo hay que ser para ser especial?

- Ser simplemente tú.

- ¿Y si a los demás no les gusta lo que muestras?

- Quizás no sepan apreciar todo lo bueno que hay en ti.

- ¿Y como sabré elegirlos?

- Sólo debes rodearte de aquellos que te hagan mejor.

Es cierto que todos somos especiales pero hay quien lo es de una forma peculiar. Gente singular, que marcan diferencias, que calan en tu vida sin pretenderlo. Que aparecen siempre por casualidad y son capaces de cambiar tu existencia, que aportan algo mágico a tu destino. Aquellos que necesitas a tu lado sin un motivo concreto, sólo porque sí.  Que amenizan tus días, que no tienen en cuenta tus carencias, que tienen el don de hacerte mejor. Que hacen justo lo que necesitas sin que lo tengas que pedir, que le dan a tu existencia un cariz diferente.

Personas que producen respeto, que generan pasiones, que gozan de todo lo que hacen. Que saben bailar con las dificultades, que ven oportunidades donde otros sólo ojean niebla. Que cambian lo que viene de serie, que nunca se enfadan con el destino, que no culpan al pasado, que son los únicos responsables de pintar su presente. Que no vetan sentimientos, que manejan los contrastes, que no creen en las excusas. 

Aquellas personas que complacen a los que aman, que no toman atajos, que encuentran las contraseñas, que viven sin medida, que regalan oportunidades. Que rechazan los dobles sentidos, las interpretaciones, que no esperan que las cosas sucedan. Que no dejan de dar pasos, que se hacen enormes con su trabajo, que no se rinden. Aquellos que nunca negocian con cobardes, que cumplen sus propósitos, que son lo que deciden ser.

Gente que ocultan sus miedos, que lideran con aliento, que exprimen sus talentos, que se sacian de vida. Que dicen lo que sienten, que aprecian lo que tiene, que crean soluciones, que contagian entusiasmo, que siempre dan las gracias. Que saben potenciar las virtudes de los otros, que comparten su aliento, que creen en ti aunque aunque estés a punto de tirar la toalla. 

Aquellos que siempre son capaces de robarte sonrisas, que invitan a aventuras, que sacuden cuando más lo necesitas. Que enseñan nuevos colores, que quieren cuando menos lo mereces, cuando pocos te soportan. Que aconsejan sin sermones, que estiman sin requisitos, que no sucumben a los que no se atreven.

Personas que rechazan el letargo, que creen en la imprudencia, que aspiran a todo. Que aprenden haciendo, que van siempre de frente, que no conspiran ni necesitan de estratagemas. Que son contundentes con sus decisiones, que avalúan sin miedo a encontrar. Que hacen de la vida algo sencillo, que exprimen cada instante, que siempre hacen que aprendas.

Que perdonan, escuchan, aprecian, que suman. Que se quieren y respetan, que tienden puentes, y trazan planes sin esperar el momento adecuado. Que cambian de rumbo sin titubear cuando es necesario, que sueñan al alba, que aspiran a todo.

Personas junto a las que los próximos años quiero tener a mi lado, quiero que compartan mi suerte, de las que quiero empaparme de su saber. 

2 comentaris:

  1. Precioso post!!! Necesario parar y leer... y dejar escapar la sonrisa!!!
    Gracias y, con tu permiso, comparto 😘

    ResponElimina