Sònia

Sònia

divendres, 16 de gener de 2015

HIJO, TIENES EL DON DE HACERME FELIZ

Llegaste sin hacer ruido, estoy convencida que eras consciente de lo mucho que habíamos arriesgado. No te atreviste casi ni a llorar. Sin duda, lo más increíble de los milagros, es que ocurren.
Papá y yo apostamos al doble o nada y nos salió bien. Tú llegada colmó de alegría a todos los que no se atrevieron a hablar sobre lo que podía pasar.

Nada más verte pude percibir tu magia, aquella que yo quiero en mi vida. Fue un flechazo como me pasó como tu hermano mayor. Soy de las que piensan que los mejores regalos no se pueden envolver.

Admiro tu valentía, tu sentido del humor, tu coraje, tu capacidad de reír hasta que no puedes más. Tu forma de hacer las cosas sin cuestionarte lo que los otros pensaran. Envidio tu frescura,  tu capacidad de perdonar, de ver la vida de forma sencilla, exprimiendo todos los segundos.

Gracias por recordarme a diario que cada día es único, que nos ofrece una nueva oportunidad. Me maravilla que te parezca emocionante no saber lo que pasará mañana, que no necesites controlar todo lo que pasa. Posees una tenacidad de hierro que te hace conseguir todo aquello que te propones.

Vives sin la necesidad que dos más dos sean cuatro. Crees que la vida es interesante, gozas del don de sacar algo bueno a todo lo que intentas. Cada pequeño descubrimiento te llena de ilusión. Intuitivo, original, sin complejos y sin miedo a fracasar. Valiente y tenaz.

Eres capaz de mirar donde todo el mundo mira pero ver lo que nadie más puede ver.  Tu sentido de la oportunidad es inmenso y tienes empatía impropia de tu edad.

Me hechiza tu encanto, tu forma de mirar, de abrazar o susurrarme al oído "te quiero mamá". No pierdas nunca tu sonrisa, no te canses de ser feliz y de expresar todo aquello que te sale del corazón. Ansío  tu capacidad de soñar despierto y tu creatividad para crecer.

Gracias por tu paciencia, tus caricias o por preguntarme qué me pasa cuando no me ves bien. Por mostrarte crítico con algunas de mis decisiones o exigirme que mejore cosas que debo aprender. Gracias por hacerme la mujer más dichosa del mundo y hacer, que con tu presencia, los tuyos sean tan feliz. Gracias por hacerme cada día un poquito mejor.


Feliz séptimo cumpleaños hijo, nunca cambies Xavier.

8 comentaris:

  1. Yo no sé quién tiene más suerte, si la madre que tiene un hijo así o el hijo que tiene una madre que le diga esas cosas. Maravilloso

    ResponElimina
  2. Muchísimas gracias!! Viniendo de ti es un gran regalo.

    ResponElimina
  3. Molt maco, Sònia. Precioses paraules que faran que el Xavier, ara, però sobretot quan sigui una mica més gran, s'emocioni com jo m'he emocionat. Segueix així. Records.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies Raúl!! Desitjo que estiguis gaudint molt de la teva paternitat!!

      Elimina
  4. T'asseguro que sí. És una experiència meravellosa.

    ResponElimina
  5. ... i quin plaer pels teus lectors poder llegir-te. Un marxa d´aquest blog impregnat d´il.lusió i ganes de tirar endavant. Sempre.

    ResponElimina