Sònia

Sònia

dimarts, 7 de març de 2017

PARA PODER SEGUIR A VECES HAY QUE EMPEZAR DE NUEVO

- Hoy es el peor día de mi vida.

- ¿Tan malo ha sido? Estoy convencida que algo positivo podrás sacar de él.

- Nada ha salido como esperaba.

- A veces que hay que fallar bien grande para volver a empezar con más impulso.

- ¿Y eso cómo se hace?

- Teniendo mucho valor.

Todos vivimos momentos en los que todo se desmorona, en el que te rompes por dentro. Ese día en el que parece que todo el esfuerzo que has realizado no ha servido para nada, en el que sientes que has perdido la batalla. Ese instante en el que no puedes más, en el que bajas los brazos y dejas que te lleve la corriente. Un golpe que nos deja fuera de servicio, sin aliento.

Todos deberíamos vivir a menudo un tropiezo que nos obligue a empezar de cero, que haga replantearnos nuestra existencia. Que nos recuerde lo vulnerable que es la vida, que nos zarandé bien fuerte el alma, que nos saque de nuestra zona de confort. La experiencia te enseña que es justo ese instante en el que más vas crecer, en el que te vas a hacer mucho más grande. Esa situación que sirve de revulsivo, que te transforma con arañazos, que te exige romper con todo. Que te permite empezar a narrar tu vida de nuevo.

Ese momento en el que eres consciente que lo que estabas buscando no es lo que realmente querías. Que te anuncia que ha llegado el día de empezar a vivir sin condiciones ni reservas, sin excusas. En el que aprendes a mirar tus cicatrices con cariño y te das cuenta de lo valiente que puedes llegar a ser. Ese día en el que te llenas de fuerza y decides ir más allá, en el que no sientes pudor por estar tan cerca del precipicio.

Ese amanecer donde decides sobresalir de ti mismo, sin engaños ni reproches. Donde te comprometes con tus sueños a fuego, sin miedo a los errores, sin querer huir de tu vida, sin permitirte malgastar más el tiempo. Ese día en el que recoges el ancla de las justificaciones y dejas de culpar a los otros de todo lo que te pasa.

Ese en el que estás dispuesto a mostrarte indulgente con la lógica, con el conformismo y te atreves a vivir con coraje. Ese donde ya no te aterroriza arriesgarte y aceptas estar incómodo con el fin de llegar a tu destino.

Ese en el que ya no necesitas que todo encaje,  tenerlo todo bajo control. En el que estás dispuesto a aprender nuevas habilidades, a buscar nuevos aliados, nuevas formas de hacer las cosas. En el que cierras la carpeta de tareas pendientes y te das cuenta que por primera vez sabes lo que quieres. Ese en el que ya no necesitas que nadie defienda tus proyectos o que apruebe tus decisiones, que crea en tus sueños.

En el que te sientes cómodo con tu rareza, con tus ganas de crear ocasiones y te llenas de energía para volver a intentar empezar algo grande. Ese momento que vuelve a robarte la sonrisa, la ilusión. Que pone de nuevo pasión a  tu vida, que saca tu excelencia. Ese en el que logras liberarte de lo que te limita y te aferras únicamente a lo que suma.

Hijo, ojalá vivas muchos de esos momentos, esos en los que te das cuenta que sólo importa el aquí y el ahora, sin olvidar que todo lo bueno empieza dentro de uno mismo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada