Sònia

Sònia

dilluns, 27 de març de 2017

¿Y tú a qué tienes MIEDO?

- ¿Tú también tienes miedo?

-  Por supuesto.

- ¿Y por qué la gente disimula tenerlos?

- Mostrarnos vulnerables nos da pavor.

-  ¿Y a ti qué es lo que te da más miedo?

- Ser cobarde y no atreverme a hacer lo que mi instinto me marca.

Todos tenemos miedo, muchos más de los que pensamos. Miedo a lo desconocido, al fracaso o al éxito. A no estar a la altura, a la oscuridad, a lo que nos depara el futuro o a los fantasmas del pasado. Miedos irracionales a cosas que nunca llegarán a pasar y que nos atormentan por dentro. Miedos que nos paralizan, nos restan energía y dejan nuestros sueños atrás. Terrores que nos llevan a no hacer, a no decir, a no sentir, a no desear, a no arriesgar.

Hablamos poco de ellos, de cómo nos afectan, del daño que nos causan, de las puertas que nos cierra. Hemos sido educados para esconderlos, para disimularlos, para vivirlos en silencio. Ahora lo que se lleva es ser valiente, intrépido. La sociedad actual nos da  poca opción al titubeo, a las dudas, al pavor. Los miedosos tienen poco espacio en este mundo de osados, de atrevidos, de intrépidos, de pocos límites.

Yo soy de las que tienen miedo, algunos los arrastro hace años y otros me acompañan desde hace poco tiempo. Miedo a caer, a perder, a desear, a sentir, a ser. Soy quien soy gracias a mis miedos. El paso del tiempo me ha enseñado a no esconderlos, a escucharlos poco, a luchar a diario contra ellos. Reconociéndolos, entendiéndolos, aceptándolos. Dejándoles formar parte de mí pero sin permitir que me manipulen, me controlen, me contengan. Estrujándolos bien fuerte para sacar lo mejor de ellos.

El miedo arropa y agudiza mis sentidos, me protege, me libra del aturdimiento. A veces me irrita, me agrede, me rompe por dentro. Otras me incomoda, me provoca, me invita a seguir adelante, convierte mi incertidumbre en nuevos retos. Contra más me quiero más pequeños son, cuanto más confío, más rápido se desvanecen. Los miedos me recuerdan que no tengo la obligación de tenerlo todo bajo control, de saber siempre que tengo que hacer, de creer que puedo con todo.

Y los supero practicando, trabajando, admitiendo que la batalla es conmigo. Mirándolos con respeto pero sin temor, convirtiéndolos en una ocasión para crecer, para experimentar, para aprender. Buscando a los mejores aliados para hacerlo, pidiendo ayuda siempre que la necesito sin sentirme frágil.  Me facilitan admitir mi imperfección, dibujar a la persona que quiero ser. Me enseñan a bailar con la vida, a aprender que las batallas más importantes son las que libran en el interior. Sin pavor al ridículo, a sentirse pequeña.

Aprendes a dejar de encubrirlos, a no sentir terror al ridículo, a no tener miedo a preguntar por temor a parecer estúpido, a dibujar nuevos caminos. A compartir lo que me incomoda, a decidir aunque los otros no entiendan, a pedir lo que realmente deseas vivir sin filtros, a acotar lo que te limita. A comunicar las emociones,  a analizarlo con detalle para conocer los pros y contras, a comprometerte y actuar, a adiestrar a las sombras.

Hijo nunca olvides que todo lo que vale la pena está justo detrás del miedo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada