Sònia

Sònia

dilluns, 12 d’octubre de 2015

UNA DÉCADA Y CUATRO AÑOS

- Ésta es la que más me gusta mamá

- ¿Por qué?

- Porque papá te coge bien fuerte de la mano.

- También es una de mis preferidas.

- En todas las fotos no paráis de sonreír.

- Fue un día muy especial. Explicar a la gente que te quiere, que has encontrado a la mejor persona para compartir el resto de tu vida, te hace inmensamente afortunada.

- ¿Y como supiste que querías a papá?

- Porque es el único que ha sido capaz de hacer temblar mi corazón.

- ¿Y cómo sabré yo que tengo a esa persona delante?

- Será aquella que logre hacerte sonreír cada vez que hayas decidido dejarte llevar por la tormenta.

Hoy hace 14 años que decidimos coger el mismo tren, que elegimos compartir vagón, que nuestros caminos se cruzaron en una genial casualidad. No hizo falta dar el beso al sapo para saber que era él el elegido para empezar a dibujar un destino compartido. Llegaste sin hacer ruido, quizás en el momento menos adecuado. Fuimos pacientes, construimos sin prisas, marcamos nuestros ritmos. Aprendimos a no escuchar a los que no creyeron en nosotros, a los que sólo veían pegas en nuestro camino, a los que aseguraban que no merecía la pena intentarlo. Fuimos valientes resurgiendo ambos de la adversidad, creímos en nuestro proyecto, demostramos que nos necesitábamos y el destino acabó alineándose a nuestro favor.

5113 días de amar con coraje cuando ha habido tempestad y con dulzura cuando todo ha ido todo bien, de reinventarnos a diario para luchar por nuestra elección, de compartir ausencias, de curar heridas, de tejer lo que está a punto de romperse, de enorgullecernos de lo conseguido. Un amor compañero, comprometido, sin secretos ni dobles sentidos, donde la idealización se ha ido difuminando para dar paso al respeto, cuidado, cariño y la admiración. El paso del tiempo nos ha enseñado que el amor no tiene que ser perfecto para ser maravilloso, que lo único que debemos pedirle es que sea sincero, un lugar donde no haga falta fingir. Un amor sentido y poco pensado, especialmente los días que se tiñen de gris.

La experiencia te revela que quieres a alguien de verdad cuando no necesitas poemas ni flores, ni promesas eternas, ni pactos perpetuos, sólo que te susurre al oído "estoy a tu lado" cuando la vida se empeña a hacerte sufrir. Amar es enamorarse de las diferencias, entender lo que tú nunca harías, querer las imperfecciones, respetar nuevas ideas,  tener el mejor aliado para que te impulse a volar. Quererse es viajar en la misma dirección y desear hacerlo por vida, compartir coordenadas y retos. Amar es entender que lo importante es con quien viajas y no el destino, que en ocasiones la vida se balancea, que constantemente te tocará reconstruir. Conseguir que los demonios sean capaces de entenderse,  respetar espacios, dejar al otro ser quien quiera y amar cuando menos lo merezca.

Amor es encontrar a alguien que se enamora de ese lado oscuro que nadie conoce, de tu caos, tus imperfecciones, tus fracasos, dudas y cambios de humor. Aquel ser único que entiende tu delirio, respeta tu silencio, cree en tus sueños, comprende tu ausencia y se aparta cuando necesitas respirar. La persona que apacigua tu ira, potencia tus cualidades, disimula tus defectos y te aguanta cuando la apatía y el desánimos se han apoderado de ti. Aquel que desea pasar a tu lado el vendaval y tira de ti cuando no puedes más.

El único individuo que ama tu lado sombrío, el más miserable, rompe tus barreras y te protege cuando te muestras inmensamente vulnerable. Aquel que elige quererte cuando decides que ni tu misma te aguantas, te muestras torpe, vacías lo peor, eliges inmolar lo conseguido y amas a destiempo. Sólo él sabe cuidarte y abrazarte fuerte, sin reproches ni censuras, haciéndote sentir única y logra que vuelvas a empezar.

Ese ser singular que consigue un equilibrio entre tus deseos y sus demandas, desea a fuego que las cosas funcionen, logra convertirse en tu mejor refugio, no muestra miedo al acuerdo y lidia con cada uno de tus fantasmas. Aquella persona con la que deseas llenar tu vida de buenos recuerdos, de experiencias encontradas, de problemas resueltos y definir juntos cual es la mejor manera de querer. Aquel que siempre sabe lo que te pasa, con el que te sientes libre, define lo que sientes, pone nombre a tus penas y no deja de mostrarte el sendero para lograr vivir a la máxima intensidad. 

La única persona que te ama con el alma y te hace entender que la felicidad está dentro de ti y no al lado de alguien. Aquel con el que compartes el maravilloso oficio de ser madre y se convierte en el mejor papá que pueda existir. Una década y cuatro años compartidos que deseo sigan transformándose en una eternidad.

4 comentaris:

  1. Me encanta lo que has escrito, así definimos mi marido y yo lo que es el amor, muchas veces lo hablamos.
    Parece que has plasmado muchas de nuestras conversaciones, cuando hablamos de cómo seguimos juntos, de cómo el amor y deseo del priemr momento se ha transformado en... TUS PALABRAS!!!

    Muchas felicidades en este día tan especial y seguid así, para nosotros, es el amor más bonito y verdadero que hay.

    Un abrazo,
    Vero

    ResponElimina
  2. Preciós tot el que dius, m'ha encantat llegir-ho. Que sempre triem ESTIMAR!

    ResponElimina
  3. Preciós tot el que dius, m'ha encantat llegir-ho. Que sempre triem ESTIMAR!

    ResponElimina