Sònia

Sònia

dissabte, 10 de novembre de 2018

¿Y SI NO TRIUNFO QUÉ PASA?

Nos educan para ser mejor que los otros, para brillar pase lo que pase, para destacar. Para ser los primeros, para conseguir lo que nos propongamos sin titubeos, para no fallar . Nos inculcan la necesidad de ganar siempre, de competir sin miramientos, de mirar hacia los lados para que nadie nos avance. Nos venden un éxito determinado por los likes conseguidos, por la fama de nuestras acciones, por el número de seguidores que conseguimos obtener.

Un triunfo que se publica a bombo y platillo, que se alardea aunque no sea cierto, que crea deseo por su perfección. Un éxito idealizado, confundido con tener dinero o popularidad. Enmascarado por un brillo erróneo con una hoja de doble filo que únicamente alimenta el ego y te vuelve vanidoso.

Vivimos en una sociedad donde no hay sitio para los segundos puestos. Donde se valora únicamente la victoria, no el ESFUERZO. Poco se habla de las derrotas, de los tropiezos, de las veces que nos va a tocar a volver a empezar de cero. De los pierden, de últimos de la fila, de los que no consiguen sus sueños.

Ojalá nos hablasen del éxito bien entendido, ese que significa seguir trabajando aunque no se consigan resultados, en seguir creyendo en nuestras potencialidades cuando todo se tuerza. Ojalá educásemos en que al éxito se llega superando obstáculos, peleando hasta que haga daño,  empequeñeciendo las excusas, las postergas, los por qué.

Expliquemos a nuestros hijos o alumnos  que el triunfo se consigue cultivando la determinación, la curiosidad y el optimismo, que caer está permitido pero que levantarse es una obligación.

Un éxito que se logra TRABAJANDO,  siendo valiente, apasionado, constante. Apostando por el compromiso y la perseverancia. Dejando de excusarnos en la mala suerte, en que no es el momento perfecto, en culpar a los demás.

Un triunfo que entiende la vida como una aventura en la que los errores y los fracasos son parte imprescindible del viaje. Aprendiendo que no todo resbalón significa una caída, que el verdadero triunfo es el que sale de lo que hayas aprendido del último error.


Éxito es ser capaz de ganarse el respeto de las personas que te quieren,  comprometerse, no tener la necesidad de demostrar. No permitir que tus miedos te ganan pequeño, mirarte con dulzura, tratarte con respeto. Ser capaz de generar todo aquello que deseas, permitirte fallar sin que la culpa te aplaste.

Triunfar es ser capaz de disfrutar de lo cotidiano, saber agradecer todo lo bueno que te pasa, reír sin mesura, apreciar la belleza de los momentos. Mostrarte disponible para la gente que amas, exprimir cada oportunidad. ser paciente

Ganar es disfrutar de lo que te gusta, saber renunciar aunque duela, estar enamorado de todo aquello que hagas aunque salga al revés.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.