Sònia

Sònia

dimarts, 3 de setembre de 2019

GENTE QUE VALGA LA PENA



Empieza septiembre y con él las prisas, los malabarismos para conciliar, el pasar de 0 a 100. Atrás quedan los días con sabor a sal, las rutas a pie, los juegos entre carcajadas y los helados al atardecer.

Si algo caracteriza este mes es la vuelta al cole de nuestros pequeños y con ella nuestra preocupación por los contenidos y procedimientos que deberían aprender. Dejándonos arrastrar por una sociedad donde prima la competitividad, en ocasiones establecemos sobre ellos niveles de exigencia desproporcionados que únicamente generan estrés y frustración. Aceleramos aprendizajes y competencias para las cuales aún no están preparados y les hacemos cumplir horarios de adultos con mil y una extraescolar.

Ojalá este curso escolar las familias y la escuela fuésemos capaces de educar de la mano, con pausa y sentido común. Priorizando una educación que enseñe competencias para vivir en equilibrio, para saber descifrar las emociones, para conseguir ser perseverantes en la persecución de los sueños.

Estando presente, acompañando sin condición, facilitando experiencias que fomenten aprendizajes motivadores que alimenten las ganas de aprender. Siendo capaces de respetar ritmos, maneras de sentir y ver, convirtiéndonos en el mejor de los ejemplos.

Ojalá consiguiésemos que el principal objetivo de la educación fuese que nuestros hijos se conviertan en GENTE que VALGA la pena. La gente que vale la pena huele a amabilidad, a esperanza, a caminos por descubrir. No necesitan la aprobación de los otros para tener motivos para sonreír, para brillar, para creer.

La gente que merece la pena creen en el poder del sentido del humor, de los abrazos y las palabras. Son nobles, transparentes, conectan con la emoción. Dejan huella en los demás, transmiten serenidad, ayudan sin esperar nada a cambio.

La gente que merece la pena no buscan protagonismo ni necesitan likes. No venden sus vidas en busca de reconocimiento ni simulan ser algo que no sienten. Inspiran, cumplen sus promesas, no necesitan golpes de suerte para ser feliz.

La gente que merece la pena no juzgan ni comprometen. No intentan imponerse, se adaptan, aceptan, confían. Celebran los éxitos ajenos, elogian, empatizan. Agradecen y valoran los cumplidos, se equivocan sin culpar a los demás.

Demuestran, convierten lo ordinario en extraordinario, creen en la magia de las casualidades. Las personas que merecen la pena arreglan sus errores con trabajo y esfuerzo, se muestran inconformistas, toman decisiones y se quieren sin condición.

La gente que merece la pena saben lo que quieren y van a por ello sin titubear. Dicen lo que piensan y hacen lo que dicen. Bailan ante las adversidades, impregnan de optimismo, de intención. De valentía, confianza e ilusión. Dan sin esperar recibir, actúan de corazón. 
Las personas que merece la pena hacen del fracaso el mejor de los aprendizajes, batallan por sus retos, creen en su intuición. Se enorgullecen de sus cicatrices, de sus arañazos, de lo que  aprenden cada vez que la vida se les complica.
Ojalá este curso escolar consigamos grandes y pequeños desarrollar las competencias y aptitudes necesarias para ser GENTE que MEREZCA la pena conocer. ¿Empezamos?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.